El acné: mitos y realidades

Très commune, l’acné touche 85 % de la population au cours de la vie et donne lieu à de nombreuses croyances plus ou moins fondées scientifiquement. Tour d’horizon des idées reçues pour démêler le vrai du faux.
 

Modificado el 16/07/2012

n°1 : el acné se debe a una falta de higiene


FALSO

Una falta de higiene no provoca el acné: los granos y los puntos negros se asocian a una secreción excesiva de sebo, causada a su vez por modificaciones hormonales que influyen en la cantidad y la calidad del sebo producido. Sin embargo, una falta de higiene o no desmaquillarse por la noche podrían agravar un acné preexistente. Asímismo, limpiezas demasiado frecuentes o el uso de productos decapantes también podrían agredir la piel y producir un aumento del número de lesiones. Por lo tanto, es necesario encontrar un equilibrio: una limpieza del rostro mañana y noche con un producto suave y adaptado a las pieles acnéicas, precedido por la noche de un minucioso desmaquillado.


n°2 : el acné sólo afecta al rostro


FALSO

El rostro es efectivamente la zona más afectada por el acné: el 95,5 % de las personas con acné presentan lesiones en la cara, especialmente en la zona T (barbilla, nariz y frente), con un alto contenido en glándulas sebáceas. Sin embargo, el acné también puede afectar a la espalda, el torso y los brazos.


n°3 : el acné sólo afecta a los adolescentes


FALSO

El acné afecta en primer lugar a los adolescentes, debido a las alteraciones hormonales asociadas a la pubertad: cerca de un 80 % de los jóvenes lo padecen entre los 11 y los 18 años. No obstante, si bien desaparece espontáneamente después de los 20 años, también puede persistir en la edad adulta, especialmente en las mujeres: más del 40 % de ellas lo padecen aún después de los 25 años.


n°4 : la píldora anticonceptiva agrava el acné


VERDADERO Y FALSO

Las píldoras anticonceptivas están compuestas por hormonas (estrógenos y progesterona) y, por lo tanto, pueden tener cierta influencia sobre el acné, si bien, ésta no siempre es negativa. Las píldoras más antiguas, denominadas "de 1ª o de 2ª generación", contienen progesterona derivada de la testosterona, la cual puede aumentar la secreción de sebo y, por consiguiente, agravar el acné. Sin embargo, la progesterona que contienen las píldoras de 3ª generación no estimulan las glándulas sebáceas e incluso pueden tener una acción positiva sobre el acné. Por lo tanto, debe comentar el estado de su piel con el ginecólogo antes de que le recete una píldora.


n°5 : el acné está asociado a la alimentación


VERDADERO Y FALSO

Hasta la fecha, no ha podido establecerse ninguna relación científica entre la alimentación y el acné. Sin embargo, se sospecha que algunos alimentos tienen una influencia sobre el estado de la piel: así, el pescado y el marisco permitirían reducir la gravedad del acné gracias al omega 3, que tiene propiedades inhibidoras de uno de los factores inflamatorios implicado en el acné. Por el contrario, el azúcar blanco y los cereales refinados tenderían a agravar el acné, dado que su consumo conlleva picos de glucemia que estimulan la producción de algunas hormonas. Una cosa es cierta: una alimentación variada y equilibrada es la primera garantía de una piel sana.


n°6 : el acné está asociado al estrés


VERDADERO Y FALSO

El estrés no puede desencadenar la aparición de acné en una piel sana. Sin embargo, algunos estudios sugieren que podría ser el causante de una agravación pasajera del acné: el número de lesiones puede aumentar a medida que nos acercamos a un evento estresante.


n°7 : la exposición al sol mejora el acné


FALSO

El sol es un “falso amigo” cuando se padece acné. De hecho, en un primer momento, la exposición a los rayos ultravioleta produce una sequedad de los granos, lo que conlleva generalmente una mejoría aparente del acné durante la temporada de verano. Pero el sol también conlleva un engrosamiento de la capa córnea, lo cual favorece la obstrucción de los poros y la formación de comedones. En cuanto llega el invierno, vemos cómo aparecen más granos que nunca. Además, la mayoría de los tratamientos médicos antiacneicos son incompatibles con la exposición al sol. En caso de acné, se debe evitar la exposición al sol o se debe utilizar una crema con un alto índice protección.


n°8 : no hay que maquillarse cuando se tiene acné


FALSO

El maquillaje no está contraindicado en caso de acné pero es necesario utilizar solamente productos no comedogénicos y no grasos. También se recomienda un cuidadoso desmaquillado cada noche.


n°9 : el acné es contagioso


FALSO

Si bien hay una bacteria (Proponibacterium acnes) implicada en el desarrollo de las lesiones acnéicas, el acné no es contagioso: la proliferación de esta bacteria se produce en ausencia del oxígeno del aire, en el interior de los folículos pilosos. Por lo tanto, no puede transmitirse a otras personas, ni siquiera mediante contacto físico.


n°10 : si utilizamos buenos productos dermocosméticos, un tratamiento médico es inútil contra el acné


FALSO

Productos dermocosméticos adaptados pueden ayudar a luchar contra el acné. Sin embargo, su uso no reemplaza a los medicamentos: consulte con el dermatólogo, ya que sólo él puede determinar si el estado de su piel requiere tratamiento.

Nuestra filosofía

Saber mas

Nuestros compromisos

Saber mas

Espacio adolescente

Saber mas