Comprender la hiperpigmentación

La hiperpigmentación se caracteriza por la aparición de manchas oscuras más o menos numerosas y extendidas, generalmente concentradas en las partes del cuerpo  expuestas  al  sol: cara, escote, espalda, etc. Estas antiestéticas manchas pueden tener diferentes causas.

Modificado el 16/07/2012

¿Qué es la hiperpigmentación?


La pigmentación es un mecanismo de defensa de la piel frente al sol: en respuesta a la exposición a los rayos ultravioleta, unas células específicas denominadas melanocitos producen un pigmento marrón, la melanina, que colorea uniformemente la piel.

No obstante, a veces esta coloración se vuelve anárquica: producida en exceso en algunas zonas, la melanina se acumula en ellas y la piel adopta localmente un color más oscuro. Entonces hablamos de hiperpigmentación: se forman manchas oscuras, más o menos grandes, que contrastan con la piel circundante, que es más clara. Estas manchas son benignas e indoloras, pero se suelen considerar antiestéticas. 


Los diferentes tipos de hiperpigmentación


Son varios los factores que pueden provocar la aparición de manchas oscuras: una exposición excesiva al sol, la edad, modificaciones hormonales, predisposiciones genéticas o incluso traumatismos cutáneos. Según el factor desencadenante, la hiperpigmentación adopta diferentes formas:
 
  • Las pecas: generalmente en personas rubias o pelirrojas, de ojos y piel claros, las pecas o efélides son pequeñas manchas oscuras que se oscurecen y se multiplican cuando se exponen al sol. Estas encantadoras máculas, que no siempre se llevan bien, tienen un origen genético. Aparecen durante la infancia y luego se acentúan con la pubertad antes de desaparecer, por lo general, en torno a los treinta.
  • El melasma: asociado a modificaciones hormonales y agravado por la exposición al sol, el melasma se caracteriza por la aparición de manchas marrones repartidas de forma simétrica en la frente, la nariz y las mejillas. Afecta con mayor frecuencia a las personas de piel morena. El melasma es especialmente común en mujeres embarazadas: se denomina entonces "máscara o paño del embarazo" o "cloasma", y generalmente desaparece después del parto. También se puede formar debido a la ingesta de anticonceptivos orales, o puede estar asociado a algunas enfermedades hormonales.
  • Los léntigos: pequeñas máculas oscuras redondas u ovaladas, los léntigos pueden estar asociados a la edad (léntigos seniles o manchas de la edad) o a una exposición solar excesiva (léntigos solares o actínicos). Reflejan una incapacidad de la epidermis para gestionar los efectos nefastos de los ultravioleta. Las personas de piel clara, más vulnerables al sol, son las más afectadas por los léntigos.
  • Las hiperpigmentaciones post-inflamatorias: como consecuencia de un traumatismo (corte, quemadura), una infección, una reacción cutánea a un medicamento o incluso trastornos cutáneos como el eczema o el acné, la piel puede estar más oscura en las zonas afectadas. Este tipo de hiperpigmentación se observa especialmente en pieles morenas u oscuras, más ricas en melanina.

Todos los tipos de manchas oscuras se acentúan en caso de exposición al sol sin protección.

  

Tratar la hiperpigmentación


La hiperpigmentación de la piel no reviste ningún peligro. Sin embargo, muchas personas desean atenuar o hacer desaparecer sus manchas oscuras por razones estéticas. En la actualidad existen diferentes tratamientos que han demostrado su eficacia: cremas despigmentantes, crioterapia con nitrógeno líquido, láser, luz pulsada, peeling, etc. Consulte con su dermatólogo: éste determinará con usted el método que mejor se adapta al estado de su piel. En cualquier caso, estos tratamientos requieren una estricta protección solar durante el periodo de administración y también posteriormente: el riesgo de reincidencia es considerable en caso de exposición a los rayos ultravioleta.

Nuestra filosofía

Saber mas

Nuestros compromisos

Saber mas

Espacio adolescente

Saber mas