Manchas oscuras y sol

Si se expone con demasiada frecuencia al sol, la piel no es capaz de luchar contra los efectos nefastos de los rayos ultravioleta: aparecen entonces pequeñas manchas oscuras denominadas "léntigos", que reflejan el desajuste en la producción de melanina.

Modificado el 16/07/2012
La pigmentación de la piel y el sol están estrechamente ligados: efectivamente, la epidermis tiene células llamadas melanocitos que secretan un pigmento marrón, la melanina, en respuesta a la exposición a los rayos ultravioleta. En el transcurso de las exposiciones, la epidermis va pigmentándose poco a poco: es el bronceado, que ofrece una cierta protección a la piel frente a las agresiones del sol.



Cuando la piel ya no soporta más el sol


En caso de exposiciones demasiado frecuentes sin protección eficaz o de quemarse con el sol de forma reiterada, pueden aparecer pequeñas máculas oscuras planas de unos milímetros de diámetro, localizadas en las partes más expuestas: el rostro, el escote, los antebrazos y los hombros en particular. Estas manchas aparecen más rápidamente en personas de piel clara (en especial, rubias y pelirrojas) y también en aquéllas que pasan mucho tiempo al aire libre (obreros, deportistas, adeptos al bronceado intenso, etc.). Sin embargo, las pieles morenas u oscuras también puede desarrollar manchas en caso de abusar del sol.

Denominados "léntigos actínicos" o "léntigos solares", no deben confundirse con los léntigos seniles: al contrario que las manchas de la edad, las manchas solares pueden formarse en personas muy jóvenes, a veces desde los 20 años. Si no hay una protección sistemática contra el sol, tienden a multiplicarse y a adoptar un tono más oscuro con el paso del tiempo.

Si bien son totalmente benignas, estas manchas indican que la piel ya no soporta el sol: algunos melanocitos, perturbados, comienzan a secretar melanina en exceso. El pigmento se acumula entonces en la epidermis o en la dermis y forma cúmulos: las famosas manchas marrones.



De la prevención al tratamiento


El mejor medio de evitar o retrasar la formación de manchas marrones oscuras consiste en limitar la exposición de la piel al sol, o en utilizar una crema solar con un alto índice de protección (SPF 30 como mínimo) de forma sistemática entre los meses de mayo a octubre. Esto se aplica tanto en la ciudad como durante las vacaciones, en climas soleados o nubosos, siempre que realicemos actividades al aire libre.

Si las manchas oscuras  ya están formadas, existen en la actualidad medios para atenuarlas o hacerlas desaparecer: cremas despigmentantes, crioterapia con nitrógeno líquido, láser, luz pulsada, peeling, etc. Consulte con su dermatólogo: sólo él podrá determinar el tratamiento mejor adaptado para su piel. En cualquier caso, a continuación, es necesario protegerse bien del sol para evitar recaídas rápidas.

Nuestra filosofía

Saber mas

Nuestros compromisos

Saber mas

Espacio adolescente

Saber mas