Una limpieza para cada piel

Ritual de belleza imprescindible, la limpieza de cutis es la primera etapa para conseguir una tez resplandeciente. Descubra los hábitos adecuados para una higiene perfecta en función de su tipo de piel.

Modificado el 16/10/2012
Durante todo el día, la piel del rostro está en contacto con el maquillaje, el polvo, la contaminación… Estas impurezas se acumulan en la superficie y obstruyen los poros. Cada noche, una cuidadosa limpieza es indispensable para que la epidermis recupere su pureza, aunque no se maquille. Se recomienda repetir este gesto cada mañana, esta vez para eliminar el sudor, el sebo y las células muertas producidas durante la noche. Para evitar irritaciones, escoja productos no agresivos y adaptados a su tipo de piel, y complete cada limpieza con una buena hidratación.


Pieles normales: ¡dese un gustazo!


Para usted, ¡todo está permitido! Para transformar la necesidad de la limpieza de cutis en un momento de auténtico placer, escoja entre los cosméticos que más le inspiran: leches, jabones dermatológicos, aguas limpiadoras, geles espumosos… ¡sólo tiene que elegir! No obstante, apueste por fórmulas no comedogénicas; si no, cuidado con  las pequeñas imperfecciones. De una a dos veces por semana, proceda con una exfoliación para eliminar las células muertas de la piel y estimular la renovación celular, a ser posible, seguida por una mascarilla hidratante para nutrirla en profundidad: ¡piel de melocotón garantizada!


Pieles grasas o con imperfecciones: objetivo pureza


Para eliminar perfectamente el exceso de sebo secretado por su piel, evite los productos limpiadores grasos (leches, aceites) y decántese por un producto con aclarado, el cual le brindará una intensa sensación de pureza y frescor. Algunos, como la Crema Lavante Boréade de Noviderm, le ayudarán además a tratar sus pequeños problemas de piel. Puede completar esta limpieza con una exfoliación muy suave dos veces por semana, que le ayudará a desobstruir los poros. No obstante, cuidado con elegir productos agresivos: si decapa la piel con demasiada intensidad, podría empeorar sus problemas cutáneos.

Nuestra filosofía

Saber mas

Nuestros compromisos

Saber mas

Desarrollo sostenible

Saber mas