Pieles acnéicas: ¡cuidado con el estrés!

Del mismo modo que la multiplicación de los granos en el acné tiende a oscurecer el carácter de aquellos que lo padecen, también el strés puede, según los científicos, tener un efecto agravante sobre el acné. Para lucir una bonita piel, ¡empiece por relajarse!

Modificado el 16/07/2012
Muy conocidos en la actualidad, los efectos nefastos del estrés sobre el organismo son múltiples y a veces graves a largo plazo: insomnio, cansancio, trastornos digestivos o cardiovasculares, manifestaciones psicosomáticas varias… A esta lista se añade la agravación del acné en las personas que lo sufren: unos días después de un estrés intenso, no es raro que aparezcan multitud de nuevas imperfecciones. Esta correlación está ahora corroborada por estudios científicos, realizados especialmente en estudiantes en época de exámenes.

El efecto del estrés sobre la piel es triple. Primero, al aumentar la secreción de adrenalina, se producer un desequilibrio hormonal que conlleva una hipersecreción de sebo. A continuación, provoca una inflamación cutánea denominada neurógena. Ambos fenómenos son los causantes de los accesos de acné. Por último, altera la eficacia del sistema inmunitario, lo cual aumenta el tiempo de curación de cada lesión acneica. Conclusión: granos más numerosos, más inflamados y durante más tiempo.

Al reducir el estrés en su vida, tiene más probabilidades de que el estado de su piel mejore. Y también disfrutará de muchos otros beneficios, tanto físicos como psicológicos. Si bien no siempre es fácil controlar las fuentes externas de estrés, un modo de vida equilibrado le permitirá soportarlas mejor: dormir lo suficiente, evitar el alcohol y los excitantes y, sobre todo, practicar una actividad física regular, mejoran la gestión del estrés. Si, a pesar de todo, no logra recuperar la serenidad, no dude en consultar con un médico.

Nuestra filosofía

Saber mas

Nuestros compromisos

Saber mas

Desarrollo sostenible

Saber mas