Su dieta para una piel bonita

Como la piel se renueva de forma permanente, necesita un aporte nutritivo adecuado para seguir rebosante de salud: vitaminas, oligoelementos y ácidos grasos esenciales contribuyen, cada uno a su manera, a prolongar su juventud y resplandor. ¡Descubra cómo convertir la alimentación en el primer gesto de belleza para su piel!

Modificado el 16/07/2012
Espejo de la salud, la piel refleja sus hábitos alimenticios: una piel sana y resplandeciente es, ante todo, una piel bien nutrida. Una alimentación variada y equilibrada, rica en frutas y hortalizas frescas, basta generalmente para aportarle todo lo que necesita. No obstante, algunos nutrientes son especialmente valiosos para conservar o recuperar un cutis fresco y resplandeciente; así que, ¡no dude en aprovecharse de ellos!


Vitamina A y carotenoides


Pigmentos naturales presentes en algunas frutas y hortalizas, los carotenoides se transforman en vitamina A en el organismo. Estos poderosos antioxidantes activan la producción de melanina proporcionando un aspecto saludable, mantienen la piel perfectamente hidratada y participan en la renovación celular.
 
Se encuentran especialmente en: zanahorias, tomates, albaricoques, espinacas, melón, mango, melocotones y también en forma de vitamina A en huevos, hígado y en las  grasas procedentes de la leche.


Vitamina C


Antioxidante, la vitamina C también interviene en la formación del colágeno, una proteína indispensable para la resistencia y la elasticidad de la piel.
 
Se encuentra especialmente en: cítricos, kiwi, grosella, así como en el perejil, nabo, acedera o pimiento rojo. Más exóticas, las bayas de Goji y la acerola (pequeña cereza de Brasil) tienen un excepcional contenido de vitamina C.


Vitamina E


Vitamina antienvejecimiento por excelencia, la vitamina E regenera las células de la piel, conserva su elasticidad protegiendo los lípidos que ésta contiene y mejora la tolerancia cutánea al sol.
 
Se encuentran especialmente en: aceites vegetales (concretamente de germen de trigo, de argán o de girasol), almendras, avellanas, margarina y soja.


Selenio


Este oligoelemento es un antioxidante especialmente eficaz, que ofrece además una cierta protección contra los rayos ultravioleta y permite broncearse más fácilmente. Sin embargo, la mayoría de los adultos no consumen lo suficiente…
 
Se encuentran especialmente en: pescado y marisco, champiñones, hígado, riñones, huevos.


Zinc


Presente en cantidades muy bajas en el cuerpo, el Zinc es, no obstante, indispensable para el buen funcionamiento de las células de la epidermis. En caso de carencia, ¡cuidado con los problemas de cicatrización y las imperfecciones cutáneas!
 
Se encuentran especialmente en: marisco, carne roja, despojos, cereales integrales, legumbres, huevos. Las ostras son, de lejos, el alimento más rico en cinc.


Ácidos grasos esenciales


Bajo esta expresión se esconden los famosos omega 3 y omega 6, que favorecen la renovación celular, conservan la suavidad de la piel, evitan que se reseque y mejoran su tolerancia gracias a sus propiedades antiinflamatorias. Importantes constituyentes de las membranas celulares, no pueden ser fabricados por nuestro organismo y deben suministrarse a través de la alimentación.
 
Los omega 3 se encuentran especialmente en: pescados grasos (salmón, fletán, caballa, arenque, sardinas…), aceite de colza, nueces, verduras de hoja verde.

Los omega 6 se encuentran especialmente en: aceites de semillas de uva, de girasol, de onagra, de nueces, de germen de trigo, de soja, de sésamo, de colza, de avellana o de oliva.

Nuestra filosofía

Saber mas

Nuestros compromisos

Saber mas

Desarrollo sostenible

Saber mas